“Tenía ganas de sentarme con otra gente también a escribir, no solamente a escribir sola”, dijo. “Creo que la pandemia también me dejó mucho eso, de demasiada soledad a demasiada interacción, y éste es un álbum que carece totalmente de ese estado de soledad”.

Entre los compositores con los que colaboró destacan los venezolanos Yasmil Marrufo y Servando Primera, así como el colombiano Richi López, quien también estuvo a cargo de la producción del álbum. Con ellos probó ritmos nuevos e incluyó instrumentos folclóricos tradicionales como requintos, maracas y tumbadoras en canciones como “Agüita e Coco” y “Mi plan de vida”, la segunda sobre una de “esas relaciones que todo mundo apuesta a que no van a funcionar”.

“Tiene mucho de ese sonido y folclor que me traen ellos a la mesa desde Venezuela y desde otros tantos ángulos que quizá yo no tenía y que me encantó como dejarme explorar”, dijo.

“Pájaro herido” es otro de los temas con sonidos tradicionales, en este caso de la bachata de República Dominicana, que contrasta con la temática melancólica de la canción.

“Es una bachata que adoré hacer con músicos dominicanos”, dijo García. “He explorado el género de la bachata (antes) pero quizás no desde un ángulo como muy clásico de bachata, como es esta canción”.

Con el lanzamiento del álbum García estrenó el video del sencillo “Muero” con Alejandro Sanz.

“Es la canción más nostálgica del álbum”, dijo García.

Fue, de hecho, la primera que escribió de su producción y tenía claro que quería interpretarla con Sanz. Cuando el artista español aceptó y le mandó la grabación de su voz, tuvo la “confirmación total” de que fue un acierto dejarse llevar por sus instintos.

“Otra cosa es que un artista te envíe un track (pista) que te remueva por dentro como me sucedió a mí”, dijo García. “Quería escuchar la voz de Alejandro todo el tiempo. Fue una canción que siento yo que fácilmente él pudo haber dicho que la escribió, podría ser parte del repertorio de él”.

El video, dirigido por el español Willy Rodríguez, fue filmado en Cali, Colombia, donde Sanz se encontraba de gira y adonde García no se había imaginado que iría.

“Fue una experiencia espectacular”, dijo. En el video aparecen dos mujeres de mediana edad, cada una acongojada en su hogar por no haberse atrevido a vivir su amor. “Su historia de amor es narrada por dos chicas que son casi idénticas a ellas, pero más jóvenes, y son unas bailarinas impresionantes”, dijo García.

Otra de sus invitadas al álbum es la cantautora española Rozalén, con quien interpreta “Justito a tiempo”, un tema de celebración por salir de una relación tóxica antes de que sea demasiado tarde, a ritmo de cumbia.

“Esa violencia, que es la que recibimos diaria, que es la que no se ve porque no pega, es la que psicológicamente te entra, es la que emocionalmente te va entrando y es la que más difícil una puede detectar y por eso es una canción que por un lado festeja ese justito a tiempo y ese festejo es la cumbia”, dijo García.

“Me encanta hacerlo con alguien como Rozalén, es una mujer que admiro, que quiero, pero aparte que estamos bien alineadas en cosas que sentimos que son importantes contar”.

La segunda parte de “Justito a tiempo” bien podría ser “Me quedo sola”, la última canción del álbum en la que García canta por qué es mejor sola que mal acompañada.

El tema es contra “el modo de operar de lo que ha sido nuestra educación, que somos una media naranja, que estamos simplemente completas cuando tenemos a alguien al lado. ¿Cuándo te vas a casar?, ¿Cuándo vas a tener hijos? Todas estas cosas que la sociedad nos ha impuesto a nosotras como mujeres”, dijo García. “Para mí ‘Me quedo sola’ era la manera más elocuente de finalizar el álbum”.

Su tercer invitado al álbum es el artista urbano puertorriqueño Jay Wheeler, con quien disfrutó grabar juntos en el estudio “No vuelvas”, un tema en el que el reggaetonero deja aflorar romanticismo y nostalgia, al tiempo que García se anima con su estilo moderno reflejado en el toque electrónico de la canción.

“Me parece que hay una visión muy negativa sobre el cantante urbano que no canta y todo es (el software) autotunes, y no es cierto”, dijo García. “Hay muchos que cantan y creo que Jay es uno de ellos, canta y canta mucho… creo que es una canción que es un puente entre nosotros que a los dos nos hace mucho bien”.

CB
Iniciar la conversación